4.10.11

LA CONSERVACIÓN Y LA RESTAURACIÓN DEL PATRIMONIO

En la CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO referente a los bienes muebles destacan los museos de diversos tipos. Los museos son instituciones dedicados exclusivamente a la conservación y difusión del patrimonio del que son depositarios. La ciencia que estudia todo lo referente a los museos se llama museografía y nos da normas sobre la conservación, exposición didáctica de los fondos, difusión de los mismos, etc.
La palabra museo viene del griego museion (lugar dedicado a las Musas). Actualmente se define a los museos como " institución permanente sin ánimo de lucro al servicio de la sociedad y de su desarrollo, abierta al público y que realiza investigaciones concernientes a los testimonios materiales del hombre y que los adquiere, conserva y los expone con fines de estudio, educación y deleite". Su origen está en los coleccionistas privados que se remontan a la época romana, pero no es hasta el S.XVIII cuando la idea de exponer obras al público cuaja en instituciones concretas. Ya en el S. XIX el concepto de museo evoluciona para abarcar no sólo la pura exposición sino también la conservación, restauración y difusión de la obras que contiene, concepto que tiene en la actualidad. Sus directores reciben el nombre de conservadores.
Los Museos se pueden clasificar de varias formas, dependiendo de su titularidad, de los contenidos que exponen, o por la ubicación que ocupan. Si sólo o mayoritariamente tienen pinturas se llaman pinacotecas, si guardan sólo prensa y revistas se llaman hemerotecas y si sus fondos son documentales y bibliográficos son archivos o bibliotecas.
Atendiendo a la propiedad del museo, estos pueden ser: públicos (estatales, autonómicos, provinciales, locales, universitarios, eclesiásticos) y privados (de particulares).
Por el contenido que exponen pueden ser:

* BELLAS ARTES...Contiene pinturas, esculturas, retablos, bronces, etc. El de Sevilla es el más importante de Andalucía y el segundo de España en importancia en pintura del barroco.

* ARQUEOLÓGICOS... Contienen piezas que pertenecen a la antigüedad prehistórica, clásica y hasta la época musulmana. Aquí caben no sólo obras de arte en sentido estricto (escultura por ejemplo) sino también testimonios del pasado (lápidas, enterramientos, inscripciones, utensilios y objetos, armas, etc). Sevilla, Cádiz y Córdoba tienen importantes museos de esta clase.

* ARTES Y COSTUMBRES POPULARES... Son museos etnográficos que contiene objetos pertenecientes al folclore, a las costumbres, tradiciones, formas de vida, aperos de labranza ya caducos, ropas, ajuares,etc. En definitiva nos ayudan a comprender mejor las formas tradicionales de vida de nuestros antepasados más inmediatos.

* MUSEOS CIENTÍFICOS Y TECNOLÓGICOS... Exponen herramientas u máquinas, aparatos e ingenios que nos revelan el avance científico de la Humanidad y su desarrollo.

* MUSEOS HISTÓRICOS... Contienen piezas que nos dan una visión de una determinada época o del desarrollo de una ciudad. Aquí caben documentos, planos, mapas, cuadros, vistas, esculturas, monedas, etc. Incluimos en este apartado los museos militares y los históricos de las ciudades.

LA RESTAURACIÓN de los bienes patrimoniales es un capítulo muy importante en la conservación de los mismos. Restaurar no significa hacer de nuevo o completar sino respetar la pieza a restaurar sin alterar su sentido primitivo. En la historia de la restauración y siempre guiados con buena voluntad ha habido fundamentalmente dos etapas:
* una primera etapa, en la cual la restauración se hacía de manera imitativa e historicista ,queriendo decir con esto que a la pieza a restaurar se le completaban las partes que le faltaban imitando la parte a completar con la antigua,  de manera que el espectador no notase la diferencia y creyese que la pieza estaba completa o bien se inventaba una zona basado en muestras similares. Esta etapa o fase se dio en el S. XIX sobre todo.
* una fase más respetuosa y crítica, que es la que actualmente se considera como la adecuada, que consiste en diferenciar claramente en las piezas lo original de lo restaurado. Atendiendo a este criterio, una buena restauración reunirá estos requisitos:
>> No se emplearán materiales nuevos que no contengan la pieza original salvo autorización expresa de las autoridades competentes en materia de Patrimonio.
>> Se deberá distinguir con nitidez lo nuevo de lo original.
>> El color de las superficies y el aspecto de los materiales no deben alterarse sustancialmente.
>> Nunca se añadirán trozos o piezas nuevas para completar la pieza. Si pueden añadirse trozos significativos de piezas originales (anastilosis).
>> La primera operación será siempre un estudio detallado del estado de conservación y un proyecto o informe sobre el trabajo a realizar.
>> No se alterarán las condiciones ambientales y accesorias: muebles, jardines, entorno, etc.