4.9.11

LA FORMACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO ANDALUZ III

ANDALUCÍA CRISTIANA-MEDIEVAL
Con la derrota musulmana de las Navas de Tolosa (1212) y la consiguiente victoria de las tropas castellanas de Alfonso VIII se inicia la reconquista de Andalucía. El rey Fernando III (San Fernando) da el impulso definitivo conquistando Andujar, Úbeda (1233), Córdoba (1236), Jaén (1246) y, finalmente, Sevilla (1248). Su hijo, Alfonso X el Sabio, prosigue el avance cristiano conquistando Jerez, Medina Sidonia, Lebrija, Niebla y ocupando Cádiz, Vejer, Sanlucar, Arcos, El Puerto de Santa María y Rota, estableciendo las fronteras con el reino de Granada de manera estable en una línea que iba de Murcia a Gibraltar, frontera que duró más de 250 años.

El último impulso reconquistador lo dieron los Reyes Católicos al conquistar Málaga (1487), Baza (1489) y finalmente Granada (1492), completando así la unidad territorial de España (salvo Navarra que se incorporará posteriormente).
En lo referente al legado histórico y artístico hemos de decir que es una época que nos ha dejado fundamentalmente edificios religiosos (iglesias y catedrales) que se conservan en muchos casos en excelente estado. El estilo reinante en la época es el gótico ya que el romanico no se da apenas en Andalucía debido a que en los años de apogeo del románico Andalucía era aún musulmana.
Se crea el tipo parroquial de iglesia gótico-mudejar (así llamadas por mezclar elementos góticos con otros propios del arte musulmán): iglesias de tres naves con techumbre de madera (artesonado) excepto en la zona del presbiterio, construidas de ladrillo con torres mudéjares y sostenidas por pilares ojivales. Las portadas presentan arcos ojivales con arquivioltas, decoración típica de "puntas de diamante" y escultórica. El material de estas portadas es la piedra y se presentan adosadas al muro.
Sevilla conserva una buena serie de iglesias gótico-mudejares: Santa Ana, Santa Marina, San Julián, San Estebán, San Isidoro, San Gil, San Marcos, Santa Catalina, Omnium Santorum, San Juan de la Palma y así hasta completar dieciocho. En Ecija y Carmona hay buenos ejemplos de esta arquitectura que también se da en Córdoba, Jaén y Cádiz (parroquia de la O en Sanlúcar).
Monasterios importantes de la época son: Cartuja de las Cuevas (Sevilla), San Isidoro del Campo (Santiponce), Cartuja de Jerez, La Rábida (en Huelva, sitio histórico como pocos), San Pablo (Córdoba) y Santa Clara de Moguer. En Sevilla, además de los citados, destaca Santa Inés, Santa Paula, Santiago de la Espada y otros.
Importante es la arquitectura palaciega de los nobles, destacando entre todos los palacios el Alcázar del rey don Pedro (mudejar) como sintesis y ejemplo de la seducción que el arte islámico seguía ejerciendo. En la arquitectura defensiva tenemos en Sevilla a la Torre de don Fadrique (único ejemplo de transición del románico al gótico) y castillos como el de Almodovar o el del Puerto de Santa María.
En el ciclo de grandes iglesias destaca la catedral de Sevilla (1401), la mayor del mundo en estilo gótico, y las iglesias de Santa María de Arcos de la Frontera, Santa María de Carmona y San Miguel de Jerez.
El legado escultórico es sensiblemente más escaso, reduciéndose en su mayor parte a imágenes de Crucificados y de la Virgen. Pinturas góticas si se conservan tanto en lienzo, tabla como mural (Virgen de la Antigua en la catedral de Sevilla). Característico de la pintura gótica son los fondos dorados, estando ausente por completo la naturaleza y la perspectiva. Importante es lo conservado referente al patrimonio documental: libros de coro, cédulas, privilegios, monedas,etc.
En el aspecto de costumbres y cultura es en la Edad Media cuando se inicia la fiesta del Corpus Christi, de tanta raigambre actual en Granada, Sevilla y tantas poblaciones.
La festividad del Corpus se remonta al año 1264 cuando el papa Urbano IV la instituye por la Bula " Transiturus de hoc Mundo", siendo el primer reino español en celebrarla el de Aragón.
Por último habría que citar la aparición de procesiones de disciplinantes, que darán origen posteriormente a las procesiones de Semana Santa.