6.5.11

LOS RASGOS ESPECÍFICOS DEL PATRIMONIO ANDALUZ

El Patrimonio histórico, como propiedad colectiva de los andaluces que lo han recibido de sus antepasados, debe y tiene que ser ampliado, conservado y protegido convenientemente para que las generaciones futuras puedan también disfrutar del mismo como algo que les pertenece y en el cual tenemos las raíces de nuestro ser. Existen dos leyes referentes a la protección del Patrimonio histórico:
* LEY DEL PATRIMONIO HISTÓRICO ESPAÑOL de 29/6/85
* LEY DEL PATRIMONIO HISTÓRICO DE ANDALUCÍA de 3/6/91
Ambas leyes se complementan, de manera que la ley general del Estado español actúa y se aplica en aquellos temas que no trata la ley andaluza.

LOS RASGOS ESPECÍFICOS DEL PATRIMONIO ANDALUZ

El Patrimonio andaluz tiene unos rasgos específicos, propios que lo diferencian del de otras comunidades. Vamos a destacar algunos rasgos que consideramos peculiares pasando previamente a enumerarlos:

* Variedad
* Gran peso de lo islámico y del barroco
* Convivencia de culturas
* Conservadurismo
* Preeminencia de las artes plásticas
* Influencia de la relación con América
* Gran tradición urbana
* Orientalismo
* Exhuberancia de lo decorativo
* Mezcla de lo popular y lo culto
Pasamos a continuación a analizar cada uno de los caracteres antes relacionados.

LA VARIEDAD DEL PATRIMONIO ANDALUZ
La variedad de nuestro Patrimonio se deriva en parte de la extensión y variedad de Andalucía. Esta variedad se aprecia tanto en los materiales constructivos (ladrillo, piedra, mármol, cerámica) como en las técnicas empleadas así como en los emplazamientos urbanos que condicionan la arquitectura. No se olvide que en Andalucía se pueden encontrar desde zona áridas tipo desierto (Almería) hasta zonas de las de mayor pluviometría de España (Grazalema, Cádiz).

GRAN PESO DE LOS ISLÁMICO Y DEL BARROCO
El peso de la tradición islámica se concreta en la pervivencia del mudéjar. Es lógico que al ser la región española que más tiempo estuvo en manos musulmanas (algunas zonas como Granada o Málaga casi ocho siglos) la tradición de los alarifes (albañiles) musulmanes y el peso de sus técnicas constructivas y artísticas en general perduren. El empleo del ladrillo, el gusto por lo decorativo, los techos de madera (artesonados), y la cerámica son aportaciones de lo islámico al patrimonio artístico andaluz.
La pervivencia del barroco es también muy importante en la actualidad, no sólo en las imágenes procesionales que tanta importancia tienen sino también en los retablos, en el "horror vacui", incluso en las formas populares y cultas de algunas expresiones culturales (procesiones, cultos de las cofradías, etc).

CONVIVENCIA DE CULTURAS
Andalucía es un crisol de culturas. Lo que a veces consideramos como típicamente andaluz (se podría poner el flamenco como ejemplo) no es sino un préstamo cultural de otras civilizaciones que por aquí han pasado. Eso si, lo original de lo andaluz estriba en la feliz adaptación que los andaluces hacemos, de la simbiosis que nos hace asimilar y tomar como propio lo venido de fuera.

CONSERVADURISMO
Lo arraigado de algunas tendencias artísticas (como el mudéjar o el barroco) ha hecho que las innovaciones se miren con recelo y se rechacen. Así, hay que analizar el escaso peso del neoclasicismo y de las corrientes de vanguardia en el S. XX, donde en arquitectura se crea el estilo historicista-regionalista cuyo máximo exponente es Aníbal González y que se limita (eso si, genialmente) a utilizar fórmulas propias de los estilos históricos que se han dado en Sevilla (mudéjar, renacimiento y barroco). Este fenómeno se ve claramente en la imaginería que actualmente se esculpe, al más puro estilo barroco, no cabiendo novedades de ningún tipo en este campo.
El peso de la tradición es grande, destacando tal vez como única figura de vanguardia al genial malagueño Picasso, desconociéndose salvo raras excepciones a corrientes como el expresionismo, modernismo, funcionalismo y demás corrientes de vanguardia.

PREEMINENCIA DE LAS ARTES PLÁSTICAS
La aportación más clara de nuestra cultura al conjunto del patrimonio español y europeo se da en las artes plásticas (pintura, escultura, orfebrería). Esa plasticidad no sólo se da en las artes antes citadas sino que también fiestas como los Carnavales, Semana Santa, Feria, que, independientemente de cada localidad, tienen un componente plástico muy importante. La misma fiesta de los toros, no exclusivamente andaluza pero si con un gran componente andaluz, es propiamente un espectáculo de luz y color claramente plástico.

LA INFLUENCIA CON AMÉRICA
La relación de Andalucía con América es muy importante, sobre todo en los siglos del XVI al XVIII. Sevilla y después Cádiz fueron las ciudades que más contacto tuvieron con lo americano por ser sede sucesivamente de la Casa de la Contratación, base del monopolio comercial americano-español. Pero su influjo se hace sentir en otras partes de Andalucía
La enorme atracción de Sevilla sobre los artistas hace que por aquí fijen su residencia una gran cantidad de ellos, al reclamo de los encargos para América.

GRAN TRADICIÓN URBANA
El fenómeno de la urbanización en nuestra región es más temprano e importante que en el resto de la Península Ibérica. El poblado de los Millares es un ejemplo de la antigüedad del fenómeno urbano en Andalucía. Cádiz es ciudad trimilenaria, la ciudad más antigua de todo el Occidente europeo, y la mayoría de las ciudades andaluzas puede presumir de su pasado tartésico, romano o musulmán. Suele ser habitual que por la misma ciudad hayan pasado varias culturas y todas hayan dejado su huella (Sevilla tiene restos romanos, visigodos, árabes y cristiano-medievales).

ORIENTALISMO
La relación con el mundo islámico fue en Andalucía más duradera que en el resto de la Península. Esto hizo que las influencias con todo el mundo oriental haya sido muy importante y duraderas. El empleo de cerámicas de ascendencia claramente oriental (como la de reflejos metálicos), las vajillas domésticas e incluso prendas de vestir o de adorno (mantón de Manila) son pruebas evidentes de ese orientalismo en las manifestaciones artísticas y populares andaluzas.

EXHUBERANCIA DE LO DECORATIVO
El gusto por lo decorativo es algo característico de los andaluces. Estilos artísticos donde el peso de lo decorativo es importante han triunfado claramente en Andalucía: el mudéjar y el barroco son estilos que aún perduran en algunas manifestaciones populares andaluzas tanto en artes plásticas como en costumbres y tradiciones (Corpus, Semana Santa, Carnavales, etc).

MEZCLA DE LO POPULAR Y LO CULTO
El peso de lo popular es tan grande que invade el terreno de lo culto. Mezcla de ambas tendencias se funden por ejemplo en la pintura de Murillo, que crea el género de pintura de pícaros (mendigos, pedigüeños, pícaros) o en entornos monumentales que unen edificios nobles con arquitectura popular.