7.5.11

LA FORMACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO ANDALUZ I.

La formación del Patrimonio Histórico andaluz se ha producido, como el de todos los patrimonios, en el transcurso de la historia. Se trata pues de hacer un repaso panorámico por la historia de Andalucía y paralelamente hacer una relación de los bienes patrimoniales que las distintas etapas históricas nos han legado.
Así, vamos a resumir los períodos históricos de Andalucía en lo referente a los temas patrimoniales de la siguiente manera:
* Andalucía en la prehistoria y en la protohistoria.
* Andalucía en la órbita romana
* La Andalucía visigoda
* Al-Andalus (Andalucía musulmana)
* Andalucía cristiana-medieval
* Andalucía renacentista (S.XVI)
* La Andalucía barroca (Ss XVII-XVIII)
* Los siglos XIX y XX.

A continuación analizaremos someramente cada período de los antes citados dado que no se trata en la asignatura de estudiar la historia de Andalucía sino del Patrimonio de nuestra Comunidad, patrimonio que no sólo abarca como ya hemos visto los monumentos y bienes muebles sino también las costumbres, tradiciones y formas de vida peculiares.

ANDALUCÍA EN LA PREHISTORIA Y EN LA PROTOHISTORIA
Conocemos como Prehistoria todo el larguísimo período en que la humanidad primitiva desconoce la escritura. Generalmente se viene aceptando por los historiadores que el período histórico comienza al aparecer en una sociedad testimonios escritos. Como es lógico, el período histórico no comienza en todos los países a la vez, pues mientras hay zonas del planeta ya en plena etapa histórica otras zonas viven aún en la Prehistoria. Piénsese que el período histórico comienza en Mesopotamia hace unos 5.000 años a. C. y que la civilización egipcia comienza 3.000 años a. C. y que en esas mismas fechas la Península Ibérica estaba en pleno Neolítico y Edad de los metales).
En lo referente a Andalucía, la Prehistoria abarca los períodos ya clásicos de Paleolítico (hasta el año 10.000 a. C.), Neolítico (10.000 a 3.000a. C.) y Metales (3.000 a 1.000 a. C.) perteneciendo ya a la protohistoria la cultura ibérica y Tartessos.

Las características generales de esta larga etapa son:
Pintura rupestre...Cuevas de la Pileta, Cala y Nerja en Málaga; Cueva del Tajo de las Figueras (Vejer de la Frontera). Unas son pinturas esquemáticas y otras naturalistas.
Arquitectura megalítica... Aparecen monumentos funerarios como los dólmenes de Menga y Romeral en Málaga; dolmen de Soto en Huelva y dolmen de Galera en Granada todos ellos del neolítico y los dólmenes del Cobre de La Pastora, Matarrubilla y Ontiveros (Valencina de la Concepción) o Jabubo (Huelva) y otros muchos.
Aparición de la cerámica... La cerámica hace su aparición en el Neolítico, como consecuencia del cambio de vida (revolución neolítica) que supone la sedentarización del hombre primitivo que lleva aparejada el descubrimiento de las técnicas agrícolas y ganaderas así como la formación de poblados estables y la división del trabajo. En ese contexto, en Andalucía, se da la cerámica campaniforme (propia de media Europa y no exclusivamete andaluza) en la zona del Guadalquivier y la del llamado vaso o copa argárico (cultura del Argar, Almería)

Creencias de tipo mágico-religiosas y funerarias... Se manifiestan en las pinturas rupestres y en los dólmenes (enterramientos en forma de galeria con algunas variantes en su forma). Son creencias que se relacionan con la atracción de la fecundidad, la cacería y las creencias de ultratumba aún no suficientemente conocidas.
Empleo del cobre y del bronce... En la etapa final de la Prehistoria y confundiéndose a veces con la protohistoria emerge con fuerza la cultura de los metales en Andalucía, muy relacionados con las actividades mineras. Andalucía fue conocida en la Antigüedad por la abundancia de sus minas (cobre, hierro, oro, plata, estaño) que hizo atraer a nuestras tierras colonizadores fenicios, griegos y púnicos posteriormente. El ajuar más completo de piezas de la época del Bronce fue el hallado en la ría de Huelva, que sumó más de 400 piezas. Nuestro museos arqueológicos custodian numerosas piezas de toda esta etapa.
Aparición de poblados (Los Millares, Almería)... El fenómeno urbano aparece en el Neolítico. Muy importante son los restos conservados del poblado de Los Millares (Almería) o los restos del poblado tartésico del Carambolo (Camas) donde apareció el famoso tesoro e importantes restos de cerámica y otros utensilios.

Tartessos... Dedicamos un apartado especial a la civilización tartésica por considerarla como la primera cultura propiamente andaluza y en la cual la influencia de los pueblos colonizadores es ya patente (cartaginenses y griegos) corroborando así uno de los rasgos de nuestro patrimonio que consiste en el orientalismo y la asimilación de culturas foráneas.
No se sabe con certeza si Tartessos era una ciudad, una región o incluso un río (Guadalquivir). En cualquier caso se trata de una civilización que alcanzó su apogeo en los siglos VII y VI a. C. conociéndose el nombre de Argantonio como un rey tartésico y que se extendió por toda Andalucia occidental como mínimo, pensando algunos autores que incluso llegaba hasta Murcia. Tenía una legislación escrita y era de régimen monárquico.
Restos tartésicos muy conocidos son: el Tesoro del Carambolo compuesto por 21 piezas de oro de 24 kilates (una réplica se ve en el Museo Arqueológico de Sevilla pues el originbal está depositado en un Banco), el Bronce Carriazo y los restos hallados en Carmona y Ébora (Cádiz).