28.9.08

LA CATEDRAL DE SEVILLA





La catedral sevillana es la catedral gótica más grande del mundo. Cuando el rey San Fernando conquistó la ciudad en 1248 adaptó la Mezquita Mayor de la ciudad como Iglesia Catedral poniéndole el nombre de Santa María de la Sede, imagen mariana que está encima del sagrario del Altar mayor.



En el año 1401 el Cabildo tomó el acuerdo de hacer una catedral con estas palabras: "Fagamos una iglesia tal e tan grande que los que la vieran acabada nos tomen por locos". Procediose a derribar la mezquita existente y sobre su solar construir la nueva catedral.
De la época almohade se conserva la Giralda, el patio de los Naranjos y la Puerta del Perdón que conserva dos aldabones de la época realmente magníficos. La taza de la fuente es visigoda. La Giralda se construyó en ladrillo, excepto los primeros metros que son de piedra y tiene 35 rampas para subir a lo alto, con tal maestría que las últimas rampas tienen menos inclinación que las primeras, calculando así los arquitectos que la hicieron el cansancio de las personas que tenían que subir. En el S. XVI Hernán Ruiz II construye el remate actual o cuerpo de campanas rematado por una escultura en bronce que la gente popularmente llama Santa Juana y que es en realidad una alegoría de la Fe triunfante, al más puro estilo clásico.

La planta de la catedral hispalense es de salón, o sea, rectangular, con siete naves dos de ellas de capillas. Las naves están dispuestas a diferentes alturas, siendo la más alta la central y la del crucero. Sus bóvedas de crucería se sostienen por pilares de piedra, la nace central es más ancha que las laterales y por sus dimensiones es el tercer templo del mundo, sumando 13.500 m2 de área, 70 bóvedas, más de 40 pilares y 85 vidrieras de diferentes épocas desde el S.XV hasta nuestros días. La piedra se trajo de las canteras de Jerez, Puerto de Santa María y Portugal.

Los promotores de la construcción –los que pagaban los gastos– fueron: el Cabildo catedralicio, el Prelado (arzobispo y cardenal), particulares y Monarquía.

Los constructores y los que trabajaron en ella fueron de diversas profesiones: el Maestro Mayor (arquitecto), aparejadores, carpinteros, alarifes, herreros. hojalateros, canteros, vidrieros, plomeros, cordeleros, carreteros y barqueros.

Los que la embellecieron fueron los escultores, entalladores, ensambladores, plateros, pintores, doradores, batihojas, tejedores, sastres, bordadores. pergamineros, escribanos, copistas, cereros, miniaturistas, encuadernadores.

LAS PUERTAS de la catedral son nueve: tres que dan a la Avenida, orientadas al oeste, de las cuales las dos laterales son las únicas góticas (S.XV) y se llaman del Nacimiento (o de San Miguel) y del Bautismo por las escenas que se representan en el tímpano. Son esculturas de barro cocido y obras de Mercadante de Bretaña, con otras figuras de Pedro Millán. La portada central se acabó entre fines del s XIX y primeros del XX y representa la Asunción de la Virgen estando reservada su apertura para las grandes solemnidades –jubileos, entrada del nuevo obispo–. Al lado norte está la Puerta del Perdón, con estructura almohade y decoración mudéjar y en el patio de los Naranjos se sitúa la Puerta de la Concepción, también moderna y la del Lagarto, a los pies de la Giralda.
Al Este, en la cabecera del templo, abren dos puertas del S.XVI: la Puerta de Palos (con el relieve de la Adoración de los Reyes Magos) y la de la Entrada en Jerusalén. Sólo nos queda al Sur la puerta de San Cristóbal o del Príncipe, por estar reservada para Reyes y Príncipes.
LAS CAPILLAS son muy numerosas, destacando la Real y la de la Virgen de la Antigua y que en futuros artículos detallaremos.
La Capilla Real guarda el cuerpo incorrupto de San Fernando en urna de plata de Laureano de Pina y es, como su nombre indica, enterramiento real ya que además de san Fernando está aquí enterrado su hijo Alfonso X el Sabio, su madre (esposa de san Fernando) la reina doña Beatriz de Suabia, el rey D. Pedro I de Castilla, doña María de Padilla y algunos infantes. El estilo es renacentista, obra en parte de Hernán Ruiz II, que construyó la cúpula. Esta capilla la preside la imagen de la Virgen de los Reyes patrona de la archidiócesis sevillana y que procesiona en día quince de agosto. Es imagen gótica del S.XIII.
El Altar Mayor tiene el retablo más grande de toda la Cristiandad con veinte metros de altura, siete calles, guardapolvo y rematado por un Calvario que preside el venerado Cristo del Millón.
En la Catedral de Sevilla están enterrados el Almirante Cristóbal Colón en sepulcro propio y destacado y su hijo Hernando Colón, gran bibliógrafo, en el trascoro.
Para terminar diremos que las vidrieras son de varias épocas, las más antiguas del S.XV y representan escenas del Antiguo y del nuevo Testamento.